Novedades

Conocé en que estamos trabajando

Cómo sostiene la Fundación SALES estas investigaciones

Los avances contra el cáncer de reconocimiento mundial que han hecho los investigadores desde la Argentina, han sido posibles gracias al aporte de decenas de miles de donantes, y en especial de dos familias

Así, más de 100.000 aportantes de pequeñas sumas mensuales a nuestra Fundación, y las familias Ferioli y Ostry, han sido protagonistas de hechos científicos sin precedentes en el país al apoyar a nuestros equipos de investigadores. Los científicos investigan en esta gran escuela que originó nuestro Premio Nobel Bernardo Houssay, cuyo discípulo Luis F. Leloir también obtuvo otro Premio Nobel.

Debemos destacar muy especialmente que, desde 2001, Jorge Ferioli, empresario y miembro del Consejo de Administración de la Fundación SALES, muy sensible al apoyo a la investigación científica, decidió donar todos los años un fondo que se destina íntegramente al grupo que dirige Gabriel Rabinovich. Ferioli dona junto a su familia y la de su esposa, Silvia Ostry, constituyéndose en un destacado ejemplo de solidaridad hacia la inteligencia argentina.

Evitamos de esta manera la emigración de jóvenes científicos que investigan en el país y lograron importantes avances contra el cáncer. Rabinovich comenzó a recibir ayuda económica de SALES en 1999. El grupo creció en estos 15 años: la Fundación SALES becó a 41 jóvenes científicos, los dotó de todo el mobiliario y 40 equipos de laboratorio, permitió que asistieran a congresos y meetings científicos financiándoles 120 viajes al exterior. En total se aportaron más de 2 millones de dólares.

El trabajo de los jóvenes que dirige el Dr. Rabinovich tuvo repercusión internacional, al punto que la Universidad de Harvard se interesó en él. La Fundación SALES y el CONICET – al que pertenecen los investigadores – firmaron un Convenio con esta universidad norteamericana, número uno del mundo, para el desarrollo de la medicina que seguramente surgirá de esta investigación.

Rabinovich comenzó a investigar en un laboratorio de la Facultad de Medicina (UBA), con dos becas que le otorgamos a él y a una joven científica, Natalia Rubinstein. Con el tiempo el grupo creció y fue necesario trasladarlo a otro laboratorio. El entonces presidente del CONICET, Eduardo Charreau, ofreció un espacio en la Biblioteca del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME), que deseaban desmantelar para construir otra más moderna.

En el IBYME, que creó y presidió el Premio Nobel Bernardo Houssay, SALES instaló el nuevo laboratorio de Rabinovich y compró 22 equipos de investigación, varios de alta tecnología, para que su grupo investigara adecuadamente. El Dr. Charreau pidió a SALES construir la nueva Biblioteca, que se llamó Bernardo A. Houssay e inauguramos en 2012.

El grupo Rabinovich creció y realizó trabajos que, desde 2004, tuvieron repercusión mundial.

A la fecha nuestra Fundación le otorgó al equipo 45 becas por US$ 1.449.741 (expresamos los valores en dólares actualizados, pues la inflación en esta moneda es menor).

Compramos en total 40 equipos de investigación, por US$ 585.050, cuyo mantenimiento y reparaciones costaron US$ 78.325; financiamos 170 viajes a congresos, meetings y cursos, en el país y el exterior, por US$ 103.924; adquirimos drogas y material consumible por US$ 20.525, y gastamos en bioterios un total de US$ 102.108.

Los científicos requirieron otros gastos de investigación (publicaciones, servicios técnicos, etc.) que insumieron US$ 75.638.

La moderna Biblioteca Houssay, que utilizan todos los científicos del IBYME, costó US$ 516.768.

Finalmente protegemos los trabajos científicos, de manera que la comercialización de las medicinas que se obtengan, genere fondos al CONICET y a la Fundación SALES para sus programas científicos. En propiedad intelectual y patentes gastamos US$ 15.936.

Nuestro apoyo a Rabinovich – casi US$ 3 millones – lo realizamos según convenios con el CONICET, que aporta sueldos a investigadores.

En tanto, al equipo del doctor José Mordoh, que está muy próximo a lograr la aprobación de una vacuna terapéutica para tratar el melanoma, la Fundación SALES dio a la fecha US$ 3.560.000.